París bien vale un Mundial

25.03.2013

La selección española busca en Saint Denis un triunfo que le saque de la encrucijada, en su irregular camino al Mundial 2014 en el que tras dos empates consecutivos de local -Francia y Finlandia-, acude a París obligado a derrotar al líder del grupo para arrebatarle el puesto y esquivar una repesca deshonrosa para el vigente campeón del mundo.

Dos fallos puntuales de relajación tienen a España en las cuerdas. Nunca un campeón del mundo no tuvo la oportunidad de defender corona y la repesca aparece como mal menor de trasfondo, pero la 'Roja' no quiere manchar su imagen y con tintes de final, afronta una visita a Francia donde quiere demostrar quien es el dominador del mundo en los cinco últimos años.

Dos Eurocopas consecutivas y un Mundial son su carta de presentación. La confianza y admiración de todos se la ha ganado a pulso, pero en el deporte no se vive del pasado y España debe poner punto y final a momentos en los que hubo exceso de confianza. Pasó en el Vicente Calderón, ante Francia, cuando en el minuto 94 un saque de esquina a favor acabó con dos graves errores que significaron el tanto del empate de Giroud. Se repitió con Finlandia, cuando tras abrir la lata España se relajó y fue castigada por un rival que ni había pasado el centro del campo.

Así llega una final temprana en Saint Denis. Sin el capitán Iker Casillas en portería ni Jordi Alba en el lateral izquierdo, ambos lesionados. Sin David Silva sancionado. Pero con sustitutos de garantía y el regreso al equipo de dos jugadores que implantan un estilo. Xavi Hernández y Xabi Alonso recuperan el mando.