¡Ya tienen su dorsal!

Beatriz y Jaime, como néofitos en estas lides, acuden a apuntarse a la San Silvestre. Allí se identifican, reciben su dorsal y su chip de control.