Ir al colegio andando ayuda a prevenir la obesidad

Ir al colegio andando ayuda a prevenir la obesidad

El 83% de los chicos españoles y el 74% de las chicas entre 13 y 17 años, son sedentarios. Pero esto tiene fácil solución: el movimiento.

Caminar al colegio, por ejemplo, ayuda a prevenir la obesidad, reduce el riesgo cardiovascular, aumenta la autoestima, potencia las relaciones familiares y contribuye a mejorar el medioambiente en los entornos escolares.

Caminar al colegio se ha asociado a un menor índice de masa corporal y contribuye a disminuir el exceso de peso a través de un incremento del gasto calórico, además de que contribuye a prevenir la obesidad abdominal independiente de otros factores de carácter demográfico, dietas, porcentaje de grasa corporal o minutos dedicados a la actividad física.

Cuidar el planeta

Ir caminando al colegio no solo beneficia a la salud de los niños sino, también, al planeta porque reduce la contaminación atomosférica urbana (CAU), uno de los mayores retos en salud medioambiental del presente siglo para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que es responsable del 19 por ciento de toda la mortalidad cardiovascular.