Salud al Día. Programa del jueves 24 de mayo de 2012

Epilepsia. Se trata de una enfermedad neurológica en la que los pacientes además de padecer cambios en la atención o el comportamiento pueden sufrir las denominadas crisis epilépticas,convulsiones, acompañadas con pérdida brusa del conocimiento. Esta enfermedad está causada por cambios permanentes en el tejido cerebral que hace que este órgano esté demasiado excitado, de forma que envia señales anormales que dan lugar a convulsiones repetidas e impredecibles. Las primeras crisis aparecen entre los 5 y los 20 años, aunque eso no quita que se puedan dar a cualquier edad. En nuestro país son unas 400 mil personas las que conviven con la epilepsia, el 70 por ciento de ellas logra controlar este trastorno gracias a los tratamientos disponibles. Aunque también se puede operar... de hecho, nueve de cada diez personas que se someten a la intervención quirúrgica no vuelven a sufrir las crisis. Precisamente es la opción más recomendable para aquellos pacientes en los que los medicamentos no tienen efecto.

Trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Si nuestro hijo no para quieto, actua sin pensar, comienza una actividad y no la termina... y si este comportamiento persiste durante más de seis meses, es posible que tenga un trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Un problema que afecta entre el 3 y el 8 por ciento de los niños en edad escolar. Se desconoce la causa específica de esta patología, pero podría deberse a factores genéticos y del desarrollo que afectan a las funciones bioquímicas y metabólicas, ya que los niños con este trastorno presentan alteraciones en algunos neurotransmisores del cerebro. Para hacer un buen diagnóstico de este problema es fundamental una completa historia clínica obtenida a partir de los padres y maestros que analice los síntomas, la duración, el lugar donde se manifiestan y el grado en el que afectan a la vida escolar y social del niño. El problema es que la detección de este problema suele llegar tarde, y si no se trata en la infancia se puede complicar durante la pubertad haciendo más difícil tanto el diagnóstico como el tratamiento.

Inflamación intestinal. Cuando hablamos de la enfermedad inflamatoria intestinal lo hacemos de un grupo de trastornos que hacen que nuestro intestino se inflame. De este grupo de enfermedades, las más frecuentes son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Ambas presentan las mismas manifestaciones: retortijones y dolor abdominal, diarrea, sangre en las heces y pérdida involuntaria de peso. Síntomas que cada vez tienen más personas en nuestro país, la incidencia de estas enfermedades ha aumentado en los últimos 20 años debido a los cambios que se han producido en nuestra estilo de vida. Afecta principalmente a jóvenes, incluso niños, que sufrirán este problema de por vida pese a que se pongan en tratamiento. Por cierto, que éste pasa en primer lugar por llevar una dieta saludable que tendrá mayor o menor cantidad de fibra y lácteos en función de los síntomas que tengamos. Será también fundamental reducir o eliminar el consumo de cafeína, alcohol y bebidas carbonatadas, hacer ejercicio y tomar medicamentos, en caso de que sean necesarios.

Mejores Momentos

Programas Completos