Salud al Día. Programa del jueves 23 de mayo de 2012

Angioedema hereditario. Se trata de una enfermedad poco común pero grave del sistema inmunitario y tal como su nombre indica, se transmite de padres a hijos. Este trastorno causa inflamación en la cara, las vías respiratorias y la pared intestinal, provocando vómitos, diarreas, cólicos, nauseas y dolores intensos. El angioedema hereditario está causado por un bajo nivel o funcionamiento inadecuado de una proteína llamada inhibidor de C1, que controla la liberación la bradiquinina... de los mediadores de inflamación, por ello, las peronas con esta patología pueden desarrollar en muy poco tiempo un proces inflamatorio en manos, pies, extremidades o tráquea. Manifestaciones más habituales durante la infancia y la adolescencia y que se presentan generalmente en aquellas personas con antecedentes familiares, aunque también puede tener su origen en una mutación genética. La diversidad de síntomas que presenta esta enfermedad hace muy difícil su diagnóstico, se pueden tardar hasta diez años en identificarla y no siempre se sabrá cuál es la causa de la misma. Hasta hace unos años, la mejor forma de luchar contra este trastorno era adminsitrar por vía endovenosa la enzima C1 inhibidor, pero ahora lo más recomendable es hacer uso de los fármacos bloqueantes de los receptores de bradiquinina.

Insuficiencia cardiaca. Se estima que un 10 por ciento de la población de más de 70 años padece esta enfermedad, la insuficiencia cardiaca, que es además la principal causa de hospitalización de las personas mayores. Pacientes, que por norma tienen otra patología como diabetes, hipertensión, insuficiencia renal... lo que complica todavía más su seguimiento... Lo idóneo sería que los profesionales sanitarios estuvieran coordinados entre sí para poder ofrecer tanto a las personas con este problema como a sus familiares, una atención continuada e integral... En esta idea se fundamentan las Unidades de Manejo Integral de Pacientes con Insuficiencia Cardiaca, presentes ya en 12 comunidades autonómicas, entre ellas, por supuesto Madrid. Precisamente el Hospital Ramón y Cajal es uno de los centros en los que, desde 2004, funciona este modelo y ya se puede hacer un balance de su eficacia. Las visitas a Urgenias se han reducido entre un 30 y un 60 por ciento y los ingresos han descendido un 40 por ciento. Además de suponer una reducción del gasto sanitario, queda claro que estas unidades mejoran notablemente la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca.

Música en oncología. Podríamos encuadrar este proyecto dentro de lo que es la musicoterapia... porque claro está que esta mañana la música ha hecho que se sientan mucho mejor aquellos pacientes que están en la planta de Oncología del Hospital Puerta de Hierro. El jazz, la bosanova, una bulería y el sonido de las flautas y guitarras han sido una médicina mejor recibida que la morfina que muchos de ellos necesita. Treinta minutos de un microespectáculo del ciclo 'Música en vena' cuyo objetivo es envolver a las personas con una enfermedad en un ambite agradable mientras están ingresadas... Se consigue así que se relajen y al menos, por unos minutos se olviden de su situación y disfruten tocando las palmas, cantando o incluso bailando. La iniciativa se lleva a cabo gracias a Ricardo Cubedo, oncólogo del hospital, y Virginia Castelló, diplomada en magisterio. Ambos han conseguido que al centro se acerquen personalidades como Mario Montoya, miembro fundador y compositor de la música.