Salud al Día. Programa del miércoles 11 de julio de 2012

Esclerodermia. Esta enfermedad puede manifestarse de forma mínima, afectando a la piel de los dedos, o bien presentarse de forma generalizada, apareciendo en todo el cuerpo. La primera forma se desarrolla lentamente y en pocas ocasiones se propaga al resto del cuerpo o causa complicaciones, el segundo tipo de esclerodermia también conocido como esclerosis sistémica, además de a la piel... puede afectar a otros órganos como el corazón, los pulmones, los riñones o el esófago. Sus síntomas a nivel cutáneo pasan por el endurecimiento de la piel, los dedos se vuelve de un color azulado o blancos si hace frío o calor, hay pérdida de cabello y se pueden formar llagas. Si además de la piel se ven afectados los órganos antes dichos, las manifestación son taquicardia, tos, dificultad para respirar, elevación de la tensión arterial, problemas al tragar, ardor de estómago o reflujo. Para hacer frente a todas estas complicaciones, el médico nos aconsejará entre otros antiinflamatorios o inmunodepresores... fármacos que no van curar esta enfermedad de forma definiva. Por ello los pacientes tienen que aprender a vivir con la esclerodermia, y entre las recomendaciones a seguir... evitar el tabaco, el frío y el estrés.

Balón intragástrico. Cuando hablamos del balón intragástrico nos referimos a una técnica para tratar la obesidad. Se trata de introducir por vía endoscópica un globo de silicona en el estómago, y una vez dentro, llenarlo de suero fisiológico hasta que se alcance un volumen suficiente para que el paciente sienta un estado de saciedad permanente. Así se mantiene este balón durante seis meses, en los cuales la persona en la que se ha colocado hace vida completamente normal, perdiendo más peso que aquellos pacientes que solamente hacen dieta, y además, ese peso perdido no se recupera. Logicamente, no todo es colocar un balón intragástrico, hay otras cosas muy importantes para que este tratamiento tenga éxito. Es clave de ello la educación alimentaria en el tiempo, el seguimiento médico y el apoyo psicológico. Labores que desempeñan un grupo multidisciplinar formado por médicos, nutricionistas y psicólogos... son la mejor garantía para luchar contra una enfermedad crónica como es la obesidad, que cada vez va más en aumento en nuestra sociedad, y que es especialmente preocupante entre los más pequeños.

Síndrome premenstrual. Esa mayoría son un 80 por ciento de las mujeres en edad fertil que tienen alguno de estos problemas. Los datos los conocemos gracias a la Sociedad Española de Ginecología Fitoterápica, que ha comenzado una campaña para concienciar sobre este trastorno e informar de las posibilidades de su tratamiento. El síndrome premenstrual presenta manifestaciones tales como la irritabilidad, la inestabilidad anímica, la sensibilidad mamaria, trastornos del sueño, cefaleas y fatigas entre otros. Las formas más severas de este trastorno son las que más absentismo laboral provocan, una media de seis o siete días de baja al año, lo que se podría evitar de forma muy sencilla... con un tratamiento adecuado, siendo los analgésicos y los antiinflamatorios los fármacos más utilizados. Pero para tratar este problema podemos ir más alla, acudir a los productos cien por cien naturales, sería el caso de plantas medicinales como la Vitex agnus castus, la Angelica sinensis o Tanaceto, una opción para los síntomas moderados y leves. También son eficaces los complementos compuestos a base de magnesio y de vitaminas B6 y E.

Programas Completos