Isabel la Católica, la dama del ajedrez

En un pequeño parque hay unas enormes y fantásticas piezas de ajedrez. ¡Son una maravilla! Y son obra del escultor Gustavo Herrera. Se llama “El sueño de lo posible”. ¡Un nombre precioso! El periodista Emilio Pineda, nos cuenta algunas curiosidades. España es un país de grandes ajedrecistas. Se ve que somos más de salto de caballo que de salto del tigre. El primer campeón de ajedrez del mundo no oficial fue el español Ruy López de Segura allá en tiempos de Felipe II.

Pero lo más sorprendente de todo es que el ajedrez moderno, el que jugamos ahora, también es un invento español. Cuando le enseñaron a Isabel la Católica a jugar al ajedrez, se cabreó muchísimo y, según cuenta la leyenda, dijo: “Es insultante que la reina tenga tan poco poder en este estúpido juego”. Y exigió que la reina se convirtiera en la pieza más poderosa del tablero, con movimientos ilimitados en todas las direcciones.

Al fin y al cabo, ella era la mujer poderosa de Europa, y campaba a sus anchas por sus reinos. De esta manera la reina del ajedrez se convirtió en la pieza más poderosa del tablero, aunque la más importante seguía siendo el rey. No me

diréis que no se parece a nuestros Reyes Católicos.