El mal aterrizaje de Amadeo de Saboya

En la Basílica de Nuestra Señora de Atocha está el lugar donde se veló el cadáver del General Prim tras su asesinato. Prim luchó con uñas y dientes para echar a los Borbones. Buscó por toda Europa un rey para crear una nueva dinastía no sometida a la nobleza y la Iglesia. Prim se fijó en Amadeo de Saboya y consiguió que las Cortes lo eligieran rey.

Al pobre Prim le dispararon y le remataron en la cama bajo la atenta mirada del General Serrano. En cuanto el rey Amadeo I desembarcó en Cartagena se enteró del asesinato de Prim y se vino directamente a esta Basílica para rezar

ante su cadáver. El nuevo rey se quedó sin ningún apoyo. El pueblo le llamaba “Macarroni I” y le sacaba rimas con su apellido. Amadeo se acabó hartando y se fue pensando de los españoles: “que os gobierne Rita la Cantaora”.

© Copyright 2010 Telemadrid Todos los derechos reservados