El directo, la mejor sesión de risoterapia

En los directos, a la mínima se nos escapaba la risa tonta. Y a veces no había manera de seguir con el programa y... ya se sabe: si no puedes con el enemigo, únete a él y échate unas risas.