Peluches divinos

Madrid Directo

| 10.11.2011

Cuantas veces, cuando éramos niños hemos entonado esta oración: Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero tanto y te doy mi corazón.