Madrid náutico

22.07.2016

De todos es sabido que Madrid no tiene playa, pero lo que sí tiene son muchos lugares donde poder disfrutar de un baño refrescante, tomar el sol e incluso practicar todo tipo de deportes acuáticos.

Uno de los lugares más populares entre los madrileños para superar los rigores del calor veraniego es el Pantano de San Juan.

Considerado “la playa de Madrid”, fue construido en 1955 para abastecer de agua y electricidad el suroeste de la Comunidad de Madrid. En verano sus playas de agua dulce ayudan a combatir el sofocante calor de la capital.

Situado en los términos municipales de San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo, Cebreros y Pelayos de la Presa, está formado por el río Alberche, afluente del Tajo. Este embalse es el único de la Comunidad en el que está permitido el baño y las actividades acuáticas a motor. El visitante puede disfrutar de 14 kilómetros de playa a tan sólo 70km de Madrid, en un entorno natural privilegiado.

Las zonas más visitadas son el Cerro de San Esteban (orilla derecha del pantano) y la lancha de San Yelmo (orilla izquierda), mientras que las mejores zonas para el recreo son la “Virgen de la Nueva”, y “El Muro” que cuentan con chiringuitos y empresas de alquiler de embarcaciones.

Sus aguas esconden dos importantes edificios históricos que forman parte del legado cultural de San Martín de Valdeiglesias: un puente medieval de ocho ojos que unía los dos márgenes del río y las ruinas de la originaria ermita de la Virgen de la Nueva, que quedaron anegadas por las aguas cuando se construyó el embalse. Pese a esto, la tradición de peregrinar hasta la ermita de la patrona cada lunes de Pascua, no se ha perdido ya que los fieles construyeron un nuevo edificio muy cerca del emplazamiento original, esta romería es conocida como “los ranchos”.

En sus aguas está permitido realizar todo tipo de deportes acuáticos. Desde el ski acuático, el wakeboard, wl paddel surf o la vela, para los más aventureros; hasta una tranquila excursión naútica personalizada por el pantano para los que prefieran disfrutar de una manera más relajada.