De Sudán a Etiopía

09.12.2011

LA RUTA DE LOS EXPLORADORES REMONTA EL NILO HASTA JARTUM

(Sigue cada semana en la web de Telemadrid el videoblog de Alicia Sornosa)

Por fin hemos llegado a Jartum, capital de Sudán, uno de los países más pobres y calurosos del continente africano. La primera etapa en Sudán fue Wadi Halfa, pequeña población al norte del país donde arriba el ferry semanal que sale de la ciudad egipcia de Asuán. En este pequeño pueblo del desierto tuvimos que esperar una semana porque la barcaza que traía las dos BMW Atrevida y Descubierta rompió uno de sus motores y corría riesgo de embarrancar debido al fuerte viento que arreciaba sobre el Lago Nubia, llamado así en recuerdo del legendario reino que en la antigüedad faraónica ocupó las tierras comprendidas entre la primera y sexta catarata del Nilo.

Con las motos entre las piernas y tras finalizar los trámites de la importación temporal de Descubierta y Atrevida, nos adentramos en el desierto siguiendo el curso del Nilo como referencia. Allí pudimos ver las minas de oro a cielo abierto, un impresionante paisaje a los bordes de la carretera, donde hombres y mujeres trabajan desesperados por sacar el polvo amarillo, en piscinas de agua escavadas a palazo limpio.

Como este país no dispone de una gran infraestructura y las ciudades están separadas por kilómetros de desierto, tuvimos que utilizar la tienda de campaña, acampando en desiertos y parques naturales en más de una ocasión, hasta llegar a la pequeña ciudad de Dóngola. Desde esta pequeña ciudad cochambrosa y polvorienta salimos hacia el sur para visitar las ruinas de Old Dongola, capital de uno de los más misteriosos reinos de África: el enclave ortodoxo de Makuria, que aislado del resto de la Cristiandad resistió casi diez siglos al invasor árabe.

En pocos días sufriendo tormentas de arena y potabilizando agua para poder beber, llegamos Jartum, ciudad fundada sobre la confluencia del Nilo Blanco y del Nilo Azul y en la que las tropas inglesas del general Gordon sufrieron en 1884 una de sus más humillantes derrotas ante los insurrectos del Mahdi, enterrados en la populosa barriada de Ondurman. Desde aquí viajamos siguiendo el curso del Nilo Azul hasta llegar a sus fuentes en Etiopia descubiertas por Pedro Páez, primer explorador de la REO.

ALGO DE HISTORIA

Nubia: citado en la Biblia como el reino de Kush, el reino de Nubia es tan viejo como el Egipto de los Faraones. Existen referencias escritas sobre su existencia ya en el 3.000 AC y aun sometido a crisis, luchas internas e invasiones, su final definitivo como entidad política no se produjo hasta el siglo XVI. Con el protectorado británico quedó seccionado en dos partes, una egipcia y otra sudanesa. Actualmente los nubios forman un grupo étnico lingüístico propio que habita entre estos dos países.

Makuria: reino surgido de la división de Nubia en el 350 con capital en Dóngola. Convertido al cristianismo ortodoxo en el siglo VI, resistió la invasión árabe del siglo VII que conquistó Egipto y lo dejó aislado del resto de la Cristiandad. Gracias a un tratado por el que pagaban un tributo, mantuvieron fe e independencia hasta su total desaparición en el siglo XIV.