Mi Cámara y Yo: Abierto 24 horas

Mi cámara y yo

| 10.11.2017

Madrid, como otras grandes ciudades del mundo, nunca duerme. Que ¿por qué lo decimos? pues porque cada vez más madrileños y turistas tienen a su disposición servicios de lo más variopinto las 24 hora del día. ¿Que no se lo creen?... esta semana, nuestra reportera Paloma González ha cogido su cámara para buscar lugares que nunca cierran.

¿Cómo se quedan si les digo que en Madrid hay cuatro iglesias abiertas también durante la noche? Cómo lo oyen... la píonera fue la Capilla de la Encarnación, cuando hace 13 años decidió mantener sus puertas abiertas para que los creyentes pudieran acudir al templo a cualquier hora del día o de la noche. El párroco se apoya en fieles voluntarios que se prestan a ofrecer este servicio a los feligreses que sientan la necesidad imperiosa de ir a rezar en mitad de la noche o simplemente, buscar algo de paz sea a la hora que sea. Repartidos en turnos de 6 horas, nos aseguran que quien entra a esta capilla, siempre vuelve.

María Antonia y su hijo Zorba también ofrecen un servicio 24 horas. En este caso, más que buscar la paz interior, sus clientes suelen tener otro tipo de 'urgencias'. Son los dueños de la única floristería en Madrid que prepara y sirve ramos a cualquier hora del día y de la noche. Y experiencia tienen, ¡¡¡llevan haciéndolo desde hace más de 40 años!!!

Y si por si acaso uno recibe calabazas o rechaza un bonito ramo de flores a las 3 de la mañana... ¡qué mejor manera de ahogar las penas que en la Churrería San Ginés!!!! Nos calentamos el cuerpo con un buen chocolate y una ración de los churros más famosos del mundo. No en vano, son muchos los famosos y turistas llegados de todas las partes del planeta para probarlos.

Pero atención, si nos pasamos con el dulce puede que necesitemos una visita urgente al dentista y por suerte en Madrid también podemos acudir a uno, sea la hora que sea. Víctor realizó una gran inversión para ofrecer este servicio 24 horas en su clínica de Moncloa. Eso sí, seguro que el dolor de muelas se lo quita, pero también un buen fajo de billetes... las consultas nocturnas cuestan más del doble que las diurnas.

Y por si lo que nos entra es el remordimiento... podemos ir al gimnasio pues ya no hay excusa. Acudimos a uno en Valdebebas, que está abierto ¡¡¡las 24 horas del día!!! Tras acceder mediante huella dactilar, conocerán las historias más curiosas de aquellos que tratan de conciliar una vida de día con una actitud deportiva de noche.