Todo lo que debes saber antes de viajar en caravana

Todo lo que debes saber antes de viajar en caravana
Todo lo que debes saber antes de viajar en caravana |BANCO DE IMÁGENES

Este verano, las caravanas se han puesto de moda. Mientras las ventas de coches han descendido, las de autocaravanas han aumentado hasta un 20% tras la desescalada. Esta crisis sanitaria conlleva una preferencia por destinos turísticos tranquilos y no masificados, donde el riesgo de contagio disminuye: espacios naturales y al aire libre.

Con la casa a cuestas

La gran ventaja de la autocaravana es que no necesitarás buscar hospedaje, es tu casa la que viaja contigo. Sin embargo, a la hora de coger por primera vez una caravana surgen diferentes dudas.

Estacionar, acampar y pernoctar con tu autocaravana

Una autocaravana es considerada tanto vehículo como alojamiento. Por esta razón, la normativa aplicada es diferente en las distintas acciones. Cuando se estaciona se aplica la Normativa Nacional de Tráfico, mientras que cuando se acampa, se aplica la normativa de cada comunidad autónoma, provincia o localidad. Normalmente se sanciona la acampada en zonas no habilitadas específicamente para ello.

A la hora de “estacionar” puedes comer o dormir en su interior pero, la normativa vigente no permite: sacar sillas o mesas al exterior, poner toldos ni elementos que excedan el perímetro original del vehículo o no poner patas para estabilizar la furgo.

Recuerda: si cruzas fronteras las leyes pueden cambiar.

Solo se permite acampar en las zonas específicamente habilitadas para ello.

¿Qué son las áreas de pernocta?

Son pequeños espacios, privados o públicos, inicialmente pensados como lugares para pernocta. Algunas de las áreas de estacionamiento y pernoctación son gratuitas y en otras hay que pagar una pequeña cantidad.

El precio básico de las áreas privadas está en torno a los 10-15 euros por autocaravana/caravana y noche. Este tipo de áreas son únicamente de descanso para largos viajes. Así que puedes estacionar y pernoctar en ellos por un tiempo limitado, que no suele sobrepasar los dos días. Obligando a su uso como lugares para hacer pequeñas paradas y continuar viaje y no como sustitutivo al camping tradicional.