Mi cámara y yo: Sagas familiares

Mi cámara y yo: Sagas familiares

Las empresas familiares son la base de la economía española, generan el 57 % del PIB y crean más de seis millones de empleos. Son compañías creadas y gestionadas por una sola familia y cuyo objetivo es la continuidad del negocio a manos de la siguiente generación. Algo que a priori puede parecernos sencillo supone un gran reto que pocas logran alcanzar. De hecho, sólo un 2% llega a la cuarta generación.

Esta semana, Mi cámara y yo visita seis empresas familiares que han superado el reto de gestionar los vínculos emocionales y llegar, incluso, a la sexta generación. Vamos a conocer su historia, y quizá averigüemos cuál es el secreto para que estos proyectos empresariales perduren generación tras generación.

La Moncloa, el Palacio Real o la Casa Blanca se visten con sus telas. Gancedo es un negocio textil que abrió sus puertas en 1945. Sus tejidos y dibujos abarcan todas las texturas y colores. Hasta las viñetas de Forges han sido protagonistas de sus estampados. En Madrid, cinco hermanos de la tercera generación, se hacen cargo actualmente del negocio. Beatriz, la hermana mayor, confiesa que alguna que otra vez han tenido que superar las rencillas familiares.

Por ello han surgido asociaciones como ADEFAM que ayudan a estas empresas familiares a superar sus problemas. Algo que repercute no sólo en ellas sino en la economía de todo el país ya que ellas constituyen el 90% del tejido empresarial.

Sin duda en Casa Pedro han conseguido superar los problemillas familiares porque una misma saga lleva desde 1702 dando de comer en el antiguo pueblo de Fuencarral. Por sus mesas han pasado comensales tan ilustres como el Rey Alfonso XIII. Pedro, sexta generación, y su hija, séptima, nos cuentan la historia que encierran las paredes de este restaurante. Algunas tan curiosas como que en sus sótanos se refugiaban los soldados españoles del ejército de Napoleón.

De Fuencarral nos vamos a Coslada para visitar los laboratorios Juste, una empresa farmacéutica que abastece de medios de contraste a medio mundo. A punto de cumplir su centenario, Francisco, cuarta generación, nos cuenta su secreto: diversificar su producción y apostar por I+D.

Aunque a veces el secreto para perdurar en manos de la misma familia no consiste en innovar sino en seguir haciendo lo mismo. Este es el caso de una pequeña tienda, Casa Vega, que sigue vendiendo cencerros y alpargatas desde 1860. Hoy nos atiende Carmen, cuarta generación. Ella nos cuenta que nunca han cerrado, ni durante la Guerra Civil, y eso que les explotó un obús.

Y de una historia de perseverancia a otra. Y si no cómo se explica que tras quedarse sin madera para confeccionar los pianos durante las guerras carlistas, sufrir el fallecimiento de dos de sus miembros en la Guerra civil y hundirse su sede en la calle Fuencarral, Hazen haya llegado hasta la sexta generación.

Para terminar, nada mejor que brindar con el vino de Bodegas del Nero, Cinco generaciones llevan elaborando vino en tinajas de barro en el pueblo de Chinchón. Sus caldos tienen el distintivo de D.O de Madrid. Y uno de ellos, el “Valdeliceda”, acaba de obtener el premio al mejor vino de Madrid de 2019.