El arte como 'salvavidas' en la crisis del coronavirus

Chica con flores, ilustración realista de  @mariguerriart
Chica con flores, ilustración realista de @mariguerri_art |María Guerrero

La crisis de la covid-19 ha puesto en jaque al sector cultura, uno de los más afectados tras el confinamineto. Ante un panorama incierto los profesionales de la cultura han tenido que recurrir a toda su creatividad para reinventarse. Este es el caso de Laura Castejón, creadora del proyecto @__farfalle, que ahora plasma su arte en las mascarillas. Un elemento imprescindible para combatir los contagios del coronavirus y una nueva manera de expresión.

La palabra “arte” es uno de los conceptos más difíciles de encorsetar. Quizá, porque no se puede definir aquello que continuamente está reinventándose.

Los museos madrileños se quedan sin visitantes en el peor verano de su historia
Los museos madrileños se quedan sin visitantes en el peor verano de su historia
Los museos madrileños se quedan sin visitantes en el peor verano de su historia

Los museos madrileños se quedan sin visitantes en el peor verano de su historia

Existen tantos tipos de arte como ojos que lo miran. La percepción que tiene del mundo la creadora o creador queda plasmada en su obra. Pero, ¿y si el mundo que conocía se derrumbara? ¿Cambiaría su arte?

La covid-19 ha cambiado la realidad, pero, ¿y el arte?

De aquellos rollos de papel higiénico crecían flores durante el confinamiento. De esta manera lo plasmaba Castejón. La artista tiene un estilo ‘muy suyo’ una mezcla de pintura y poesía visual que estalla los sentidos para quien lo observa: “para mi el arte es un acto de rebeldía.”-alega a Telemadrid.es- “En mis obras hay un terremoto invisible que busca cambiar el rumbo de las cosas, de las percepciones y de las injusticias”, afirma.

Su arte es una reinvención constante “se transforma todo el rato”-aclara- “Cambian las temáticas, las influencias y los objetivos. Incluso, los impulsos que preceden a que me siente y pinte”. La artista lleva creando desde que es un ser consciente, sin embargo, asegura que, aunque la cuarentena haya sido un parón mundial “a nivel personal, me sirvió para explotar la creatividad. Llevaba muchos años sin parar. No tenía tiempo para expresar. Ese parón se convirtió en mi momento de creación. Pintaba de 3 a 6 lienzos y láminas diarias. Ahora he vuelto a la sequía”, declara la artista dejando escapar algún suspiro.

“Pintaba de 3 a 6 lienzos y láminas diarias. Ahora he vuelto a la sequía”

La pandemia nos deja una realidad llena de mascarillas y distancias, en la que ya nada era como antes; “sí, creo que ha cambiado todo, pero todavía no he salido al mundo para verlo”, afirma Castejón. En sus cuadros, mujeres floreciendo; “suelo pintar para normalizar ciertos aspectos que son tabú. Sobre todo, relacionados con mujeres. A veces, cojo una obra histórica y la modifico”.

Instagram es la galería de arte en la que expone su obra, pero “el mundo del arte está muy cerrado; es más importante tener seguidores que la calidad del propio trabajo”, explica.

En esta misma red social, María Guerrero (@mariguerri_art) despliega sus ilustraciones. Esta vez, la mirada es más realista “aunque siempre con un toque surrealista que marque la diferencia”, añade Guerrero. Para la autora el arte está en los ojos de quien observa, “me fijo en los detalles de la gente y los intento reflejar en mis dibujos”, afirma la autora. En sus retratos, pecas; “me fijo en los rasgos delicados y los pinto con grafito. Luego, utilizo acuarela para dar color”, asegura.

Durante el confinamiento Guerrero pensaba que su creatividad iba a ser mayor; “sin embargo, me estanqué. Me inspira salir a la calle y observar a la gente”, afirma la autora con tono reflexivo. Desde pequeña ha cambiado su estilo artístico; “antes hacía mucho paisaje, luego pasé a una ilustración menos realista. Fui evolucionando hasta que encontré mi propio estilo”-explica- “el arte va evolucionando junto al artista”- sin embargo, asegura- “la esencia siempre permanece”.

La realidad se desmorona y el mundo tal y como lo conocíamos ha cambiado, pero “mi arte va más en función a mi estado de ánimo que de la propia realidad”, reflexiona.

La covid-19 deja un panorama social desolador y lleno de incertidumbre, pero como la artista Castejón explica:“el arte -en cualquiera de sus formas- hace que el mundo duela menos, suene mejor y brille más”. El arte en tiempos de crisis es un chaleco salvavidas.

"El arte va evolucionando junto al artista”