Gasolineras, ¿un negocio condenado?

Gasolineras, ¿un negocio condenado?

La gasolina y el diésel tienen fecha de caducidad, y los vendedores de carburante empiezan a pensar en cómo adaptar su modelo de negocio para no desaparecer.

Las gasolineras más grandes ya están obligadas a tener al menos un punto de recarga eléctrico. Una inversión de 70.000 euros que, mientras no haya más vehículos eléctricos por las calles, es imposible de amortizar.

Mejores Momentos

Ver Más

Programas Completos

Ver Más