Madrileños por el Mundo

Buscador de destinos de MxM

Múnich, el esplendor bávaro

Nos desplazamos a 1.484 km de Madrid y llegamos al sur de Alemania para visitar la cuna de la realeza bávara, Múnich. Una de las ciudades más ricas del mundo, de notable belleza arquitectónica y natural y gran importancia histórica, a la que cada año llegan más de siete millones de turistas.

Nuestra primera madrileña, Ruth de Boadilla del Monte, lleva ya cinco años en Alemania y aquí ha montado su propia empresa de turismo. Acompañada por su novio Juan, nos lleva a la Max-Joseph-Platz, en cuyo centro encontramos la estatua en honor a Maximiliano José I, el rey baviero que da nombre a la plaza. En ella se ubica también el palacio conocido como “La Residencia” (Residenz München); construido por la dinastía de los Wittelsbach que, con sus veintitrés mil metros cuadrados, es el palacio urbano más grande de Europa. Nos adentramos en este colosal edificio y visitamos la impresionante Ahnengalerie o "Galería Ancestral"; el Teatro Cuvilliés, el teatro privado del palacio; la habitación imperial, donde se celebraban las fiestas y bailes; la Grottenhof, o "gruta de las conchas"; el Antiquarium; e incluso el dormitorio real. Recorriendo la ciudad llegamos al Altes Rathaus, el viejo Ayuntamiento de Múnich, que fue testigo del discurso de Joseph Goebbels que dio comienzo a la tristemente célebre “Noche de los cristales rotos”. Nos trasladamos a 30 kilómetros de Múnich para visitar el primer campo de concentración nazi construido en Alemania, Dachau. Por él pasaron más de doscientas mil personas. Recorremos sus dos kilómetros cuadrados repasando uno de los episodios más vergonzosos de la historia. Cambiamos de contexto y regresamos a Múnich para visitar la calle más cara de Alemania, Maximilianstrasse, la calle del rey Maximiliano, donde se ubican las tiendas más lujosas. Continuamos nuestro recorrido hasta Viscardigasse, donde Hitler dio el golpe de Estado en 1923, y llegamos a Odeonsplatz, la plaza donde Hitler daba sus discursos y se hacían los desfiles militares en su honor. Ruth nos explica que la actual Escuela Superior de Música y Teatro de Múnich, se encuentra en el edificio en el que Hitler tenía su despacho. En la Platz der Opfer des Nationalsozialismus, visitamos el monumento en homenaje a las víctimas de la opresión del nacionalsocialismo. A tan sólo una hora de Múnich, llegamos a los Alpes bávaros para visitar Füssen. En lo alto de una colina encontramos el famoso Castillo de Neuschwanstein, el castillo de Luis II de Baviera (“el rey loco”), en el que se inspiró Walt Disney para diseñar el castillo de la “Bella durmiente”. Desde aquí divisamos nuestro siguiente objetivo: el Puente de Marienbrücke, el primer puente voladizo del mundo, construido sobre el desfiladero de Pöllat.

Allí dejamos a Ruth y Juan y regresamos a Múnich para conocer a Paloma, de Castellana. La encontramos nadando en el río del Englischer Garten. Múnich es considerada la cuna del surf en las ciudades, y Paloma nos lleva a visitar la famosa “ola de Múnich. Recorriendo el jardín inglés, el más grande del mundo dentro de una ciudad, encontramos la Chinesischer Turm, la pagoda china que se ha convertido en el “Beer Garten” más famoso de Múnich. A unas dos horas de Múnich visitamos el lago Chiemsee, situado en una cuenca glaciar y regresamos a Múnich para acercarnos a la Olympiaturm, una torre de comunicaciones de 291 metros de altura que se ubica en el Olympiapark, la villa olímpica construida para los Juegos Olímpicos de 1972, tristemente conocida porque en ella tuvo lugar la conocida como “matanza de Múnich”.

Nieves, una madrileña del Paseo de Extremadura, es la propietaria de una empresa de limpieza llamada García Gebäudemanagement. Con ella visitamos el Viktualien Markt, el mercado de alimentación situado en el centro de la ciudad. Vemos la casa donde vivía Hitler con Eva Braun y llegamos a Marienplatz. En el centro de la plaza se encuentra la estatua en honor a la Virgen María, de la que recibe su nombre. La plaza está presidida por el Neues Rathaus, el nuevo Ayuntamiento, cuya torre alberga el Glockenspie con sus 43 campanas y marionetas mecánicas. En ella se encuentra también la fuente del pez, el punto de encuentro de Múnich. Y dejamos a nuestra madrileña tras celebrar el cumpleaños de Magdalena, su encantadora madre.

Javier de Chamartín es trabajador social en un centro de menores con necesidades especiales. Javier nos enseña el Allianz Arena, el impresionante estadio del Bayern de Múnich, conocido como el “Schlauchboot” (bote hinchable). Por la Isartor entramos de nuevo en la ciudad para conocer el Hotel Bayerischer Hof, donde encontramos un mausoleo en recuerdo de Michael Jackson, que solía alojarse aquí. Visitamos la Catedral de Nuestra Señora de Múnich, con sus dos famosas torres y su no menos conocida “huella del diablo”. Visitamos la plaza de Karlsplatz – Stachus, conocida por algunos españoles gracias a las películas de Alfredo Landa; el Ministerio de Justicia y la fuente de la plaza del antiguo jardín botánico; disfrutamos de la “bebida nutritiva” de Múnich en Augustiner-Keller, una cervecería con una bodega situada a veinte metros bajo tierra; nos acercamos a la Ciudad Universitaria, donde se encuentra el “muro de las heridas del recuerdo”; y nos sorprendemos con los curiosos helados de Der verrückte eismacher. Finalizamos nuestro recorrido a 25 km de Múnich, paseando en barca por el lago Starnberg.