Buscador de destinos de MxM

Madrileños por el Mundo en Berlín

Berlín, la ciudad dividida en dos que ha soportado dos guerras mundiales y un muro que la atravesó durante 28 años. Ahora, capital de la Alemania unificada, ciudad vanguardista, llena de arte, diseño y vida. Es uno de los principales focos de atracción de Europa para turistas y también para ciudadanos de otros países que quieren trabajar aquí.

Una tierra de oportunidades, o así lo piensan muchos españoles que vienen a Berlín en busca de una oportunidad. De hecho la ciudad está viviendo una inmigración española similar a la que ocurrió hace cuarenta años. Y aquí hemos encontrado a un grupo de madrileños que, al menos de momento, han echado raíces en la capital alemana.

Con ellos recorremos los principales puntos turísticos de la ciudad, como la torre de comunicaciones, la Puerta de Brandenburgo, Postdamer Platz, la Columna de la Victoria con su ángel dorado, Checkpoint Charlie o el Muro, símbolo de la Guerra Fría, cuya construcción comenzó en 1961 para evitar la emigración de los ciudadanos del este al oeste.

Berlín está lleno de cicatrices que no hacen sino recordar a sus habitantes y visitantes la historia y las vergüenzas del género humano: la Iglesia del Recuerdo, el Memorial del Holocausto o el cuartel general de la Stasi, son algunos ejemplos.

La ciudad parece haber aprendido de sus heridas y hoy en día es una de las capitales más acogedoras, transgresoras y tolerantes del mundo. Una ciudad llena de arte, con un importante movimiento ocupa y una vibrante vida nocturna. Un buen lugar también para comprar, con su libertad de horarios comercial.

La cultura es uno de los principales atractivos de Berlín. Solo en la Isla de los Museos se pueden disfrutar de 365 de ellos. Pero además, la capital alemana es un foco de atracción para los amantes de la música, el cine, las galerías de arte y los movimientos de vanguardia.

Prenzlauer Berg (como el barrio de Salamanca en Madrid) es el lugar con más alta natalidad de toda Europa y es que en Alemania, y concretamente en Berlín se han tomado muy en serio la conciliación de la vida laboral y familiar. Entre otros beneficios, los padres cobran 170 euros al mes por cada hijo hasta que se independizan.