Entrevista a Ángel Gabilondo en Buenos Días

30.11.2017

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Angel Gabilondo, asegura que "Madrid no se merece la desigualdad que hay. Es algo que no podemos entender" y que "vivimos intalados en la inercia " por que la región, ha sostenido, "tiene una potencialidad que no se desarrolla". Asi lo ha asegurado esta mañana en el programa "Buenos días" de Telemadrid, al justificar las enmiendas planteadas por su partido el PSOE a los Presupuestos de la Comunidad de Madrid.

El PSOE quiere mover 504 millones de los presupuestos, con 749 enmiendas para más becas y bonos sociales. Gabilondo subraya que siendo una de las regiones más desarrolladas de la UE, "en Madrid, una de cada cinco personas vive en riesgo de pobreza" y concluye: "Es necesario equilibrar". Además, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid reconoce que "el problema de las infraestructras es muy serio".

Gabilondo, un independiente que encabezó la candidatura de los socialistas madrileños en la región en las elecciones autonómicas de 2015, reconoce que se siente "apoyado y apreciado" en el partido y tal como ya ha adelantado, en alguna ocasión, "mi intención es volverme a presentar, pero la política es muy voluble".

Angel Gabilondo, de origen vasco, sostiene ante las críticas al Concierto y al Cupo vasco, que "algunos no han entendido lo que significa el Cupo", aunque, a continuación, se reafirma en que "el modelo de financiación autonómico exige una transformación indiscutible" porque "no puede haber diferencias de derechos para el ciudadano en ningun territorio del Estado".

Incluso, ante las últimas propuestas lanzadas su compañero y primer secretario del PSC, Miquel Iceta, sostiene que "no me parece el mejor de los momentos para reivindicar una quita de la deuda para Cataluña".

Gabilondo reconoce no ser independentistas pero ser capaz de vivir en un país con independentistas y es que, como el mismo afirma, "para mi la mesura es una condición indespensable de la política". Incluso se atreve a sostener que "en política se puede ser firme, contundente y mesurado".