Estas son las razones por las que dormimos peor en verano

El calor se convierte en uno de nuestros peores enemigos cuando llega la noche. Pero existen otras razones por las que dormimos peor en verano, relacionadas con las etapas del sueño. Una de las soluciones pasa por utilizar colchones transpirables. Pero hay muchas otras que descubrimos en Madrid Directo.

El calor altera las fases del sueño

Muchas personas recurren a la televisión y a la radio para intentar conciliar el sueño. Esta dificultad para conciliar el sueño en esta estación se debe a que el calor altera las fases del sueño. En el sueño profundo, las altas temperaturas alteran el ciclo del sueño. De hecho, cuando hace mucho calor, es muy normal que comenzamos con la fase final del sueño. Las personas sudan durante la primera parte de la noche. Es muy buen consejo que todo lo que nos rodea cuando dormimos sea capaz de cambiar su aislamiento térmico, que sean fáciles de poner y de quitar.

El reloj biológico que regula los cambios físicos y mentales que responden a la luz y la oscuridad. Cuando no hay diferencias entre las temperaturas del día y la noche, esos días, nuestro reloj biológico se retrasa. Nos entra el hambre para cenar más tarde, nos querremos ir a dormir más tarde y nos querremos despertar más tarde, pero al no poder hacerlo, vamos 'arrastrando el sueño'.

Las personas mayores son hasta dos veces más sensibles a las altas temperaturas.

Mejores Momentos

Programas Completos