Así funcionan los jardines verticales

Los jardines verticales son una gran opción para tener en casas pequeñas o con poco espacio.

Pero sobre todo los vemos muy cuidados en las fachadas de los edificios.

“No solo estéticos sino por sus beneficios a nivel ambiental. Tienen una estructura especial para plantar las plantas de forma vertical con multitud de sistemas” nos asegura Nacho Sánchez.

Una tradición que hunde sus raíces ancestrales en los famosos jardines babilonios.

Inspiración tailandesa

Y más recientemente de inspiración tailandesa. Un conocimiento que se ha trasladado a restaurantes, hoteles o museos.

Se pueden formar plantas de todo tipo, aromáticas y sin ningún tipo de restricción.

“Depende del tamaño, hay jardines verticales que son inmensos y su mantenimiento, poda y riego llevará una inversión considerable” asegura.

Hay muchos tutoriales para hacerte tu propio jardín vertical. Mejora la calidad del aire y del oxígeno, filtran contaminantes e incluso amortiguan los ruidos. E incluso fomentan el ahorro de energía.