El actor José Luis Gil: "Hay una enfermedad aún más peligrosa, y es el miedo que se convierte en pánico"

José Luis Gil es un conocido actor zaragozano, uno de los rostros más conocidos tanto en teatro como en la pequeña pantalla en nuestro país. Y es también la voz de muchos personajes famosos de la gran pantalla, porque además es actor de doblaje.

En teatro tiene un largo historial y cuenta con premios como el Premio Teatros Rojas al mejor actor en el año 2018.

Ahora le podemos ver en el teatro Bellas Artes de Madrid con la obra ‘Eduardo II, ojos de niebla’, del 9 de septiembre al 25 de octubre. “Yo estoy encantado después de este paréntesis largo. Tuvimos que parar esta obra y tenía muchas ganas de volver al escenario, sobre todo por el cariño del público que viene a vernos”.

Algo de miedo ante un nuevo comienzo

El actor confiesa que tiene ‘algo de miedo’, que este parón tan largo ha hecho que este re-estreno les haga partir de cero:

“Hay una sensación que no es la común. Lo nuevo siempre lleva una carga de incertidumbre, nerviosismo. Vienen dudas en los momentos de ensayo, en los que estás tan metido en ese periodo creativo que empiezas a dudar de si aquello que habías conocido seguía siendo válido”.

Pero José Luis no solo se ha referido al coronavirus como el factor que nos ha cambiado en nuestro día a día. También a otro mal según él, mucho peor:

"Hay una enfermedad tan peligrosa como esta del coronavirus, que sacude a una mayoría todavía más grande, que es el miedo que se convierte en pánico, que lo que hace es bloquear a la gente y le impide ser ella misma hasta en las cosas más cotidianas como ir a trabajar o estar con su familia y de eso tarda uno mucho en recuperarse”.

"El pánico es lo que bloquera a la gente y le impide ser ella misma hasta en las cosas más cotidianas"

El coronavirus también golpeó a su familia

José Luis también ha sufrido en su familia las secuelas del coronavirus:

"Yo he perdido a mi tío, que era como mi segundo padre y lo he perdido en una residencia donde estaba ingresado y donde nadie pudo ir a visitarlo ni cuando falleció, tampoco acudir a despedirse. Me entregaron una urna. Es algo tan frío… ahí tocamos fondo humanamente”. “También he tenido amigos que han estado en la UCI”.

Por eso, ha querido dejar bien claro una vez más que en el teatro el público estará seguro:

“Yo no me cansaré de decir que el teatro es el sitio más seguro a donde se me ocurriría ir”.

En cuanto a la historia que interpreta en 'Eduardo II, ojos de niebla', el actor ha querido destacar su 'actualidad':

“Lo más asombroso de esta historia es la vigencia de la historia que es real, que es la homosexualidad del rey Eduardo II, que tiene que enfrentarse a los poderes que están a su alrededor, el dinero, la Iglesia… Todo esto en el año 1327, y lo asombroso es que ves la obra y si nos pusiéramos unos trajes de ahora, podría ser actual”.