Derribando bulos, mitos y leyendas urbanas sobre alimentación y alimentos

¿Qué alimentos se lavan y cuáles no? ¿Por qué no debemos colocar nunca la leche en la puerta del frigorífico? ¿Podemos chupar las cabezas de las gamas? ¿Existen realmente los superalimentos?... los bulos y mitos sobre alimentación copan la desinformación en Internet. Algunos son inofensivos, pero otros pueden constituir graves peligros para nuestra salud. Beatriz Robles, licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos y graduada en Nutrición humana y Dietética, acaba de publicar “Come seguro comiendo de todo”, de la editorial Planeta, una guía básica sobre alimentación.

Los alimentos que tenemos en los mercados y supermercados son actualmente muy seguros

"Somos muy dados a compartir todos esos bulos, que corren boca a boca y en las redes sociales, sobre la alimentación y a veces estos pueden ser incluso peligrosos dependiendo de cuál sea y a quién le llegue". Además, con la pandemia del coronavirus la gente está más "vulnerable y sensible" incluso que antes. Sin embargo, Beatriz afirma con rotunidad que: "los alimentos que tenemos en los mercados y supermercados son actualmente muy seguros"

"Si hay un problema sanitario con un producto alimentario, no nos vamos a enterar de él a través de las redes sociales sino porque lo van a comunicar la propia empresa productora y la administracion pública van a avisar al respecto".

Pero vamos a los casos prácticos:

La recomendación de lavar y desinfectar las frutas y las verduras está desde hace muchos años, no porque ahora vivamos esta pandemia" Lavar hay que lavarlas siempre las frutas y las verduras, sobre todo si las vamos a comer crudas y con piel: tres litros de agua y una cucharadita de lejía apta para uso alimentario, y luego aclararlo"

¿Podemos fiarnos de comprar una sandía o melón ya partidos y expuestos para su compra? Sí, siempre que estén refrigerados. No, si están expuestos a temperatura ambiente, que es una práctica muy habitual.

¿Qué medidas de higiene debemos tomar con las bayetas, estropajos y trapos de cocina? Cambiarlos cada semana y si se nos va de presupuesto, desinfectarlos con agua con lejía o hervirlos durantee 5 minutos.

Tabla de cortar en la cocina ¿madera u otros materiales? "Olvidémonos de la madera y no solo en las tablas sino también en las cucharas y cubiertos. Es muy porosa y es muy difícil de limpiar". Las tablas de plástico, según Beatriz son mejores. Eso sí, cada vez que se termina con un tipo de alimento, limpiar la superficie antes de pasar a cortar otro alimento.

¿Dónde colocamos los huevos y la leche en la nevera? No hay que ponerlos en la puerta a pesar de que es más óptimo por temas de espacio. La puerta es donde más oscilaciones de temperatura hay es algo que afecta mucho a los huevos que requieren de una temperatura constante. La mantequilla, las salsas o las bebidas sí pueden ir perfectamente en la puerta del frigorífico.

Descongelar...¿qué hay que hacer? Del congelador a la nevera, porque la descongelación lenta es lo mejor para los productos donde además en la nevera no crecerán los microorganismos. El microondas a baja potencia es otra opción de descongelación.