"La huelga del 8-M es una reivindicación a la patronal y las empresas"

El el nuevo Plan Industrial de la región para el período 2019-2025 y la convocatoria de la huelga por la Igualdad de la Mujer del próximo 8 de marzo han sido los dos ejes sobre los que ha girado la entrevista de Nieves Herreros y Constantino Mediavilla en "Madrid Directo" al secretario general de CCOO, Jaime Cedrún, y al de UGT de Madrid, Luis López Reíllo, aprovechando su presencia en Onda Madrid.

Jaime Cedrún calificaba de "apuesta necesaria para esta Comunidad" el nuevo Plan Industrial regional, que esta mañana suscribían con el presidente de la Comunidad de Madrid, Angel Garrido y con Juan Pablo Lázaro, el presidente de CEIM, la patronal madrileña. "Llevabamos 15 años detrás de un plan para la industria y lo hemos hecho".

El secretario regional de UGT de Madrid, Luis López Reíllo, destacaba asimismo la importancia del acontecimiento para impulsar un crecimiento ordenado y efectivo del sector industrial en nuestra región que persigue pasar de un peso específico del 8 al 20% en el desarrollo económico de la Comunidad. "Hay que poner en valor que este gobierno haya sacado adelante este plan industrial". Con él se va a crear empleo, salvar el que está, recualificar a los trabajadores en las nuevas tecnologías de la digitalización, readaptar el sistema formativo, incorporar en igualdad a la mujer y favorecer la instalación de nuevos polígonos industriales en la región".

López Reillo considera que Madrid tiene una ventaja competitiva en aquellos sectores industriales de tecnología media y alta, como son el sector aeroespacial, el automovilístico o las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y que este Plan Industrial con vigencia para los próximos 6 años, debe convertirse en materia de consenso de las diferentes fuerzas políticas para impulsar su desarrollo e implantación.

"La huelga del 8-M es una reivindicación a la patronal y las empresas pero también a nuestra propia autoexigencia"

Más allá de esta cuestión, ambos líderes sindicales, tiene su vista puesta en la jornada del próximo 8 de marzo y en la huelga convocada de manera unitaria en pro de la igualdad laboral de la mujer. Temas como la discriminación salarial de la mujer, su techo de cristal, el deterioro de las condiciones laborales, sin olvidar reivindicaciones contra las agresiones machistas o su "cosificación" en algunos sectores, están detrás de sus reivindicaciones.

"Después del 8 de marzo del año pasado pensábamos que tenían que pasar más cosas, pero siguen faltando muchos medios", reconoce el secretario general de UGT Madrid que sostiene que "el movimiento feminista está muy involucrado llegado estas fechas, pero el resto del año, no se..."

López Reillo evalúa en 5.700 euros la diferencia entre el salario medio anual de hombres y mujeres y asegura "no podemos permitir que haya esa discriminación por razón de sexo". En la misma linea, Jaime Cedrún, reconoce que no sólo hay que quedarse con la brecha salarial, porque aun así hay trampa. "En los salarios bajos empeora la situación de la mujer, en el sector servicios es peor que en el industrial, y los empleos con peores condiciones laborales son los que golpean con especial dureza a las mujeres". Es por ello que insiste en la importancia de derogar la reforma laboral, que perjudica, en su opinión, especialmente a las mujeres.

"La huelga del 8-M es una reivindicación a la patronal y las empresas pero también a nuestra propia autoexigencia", sostiene Jaime Cedrún.

El líder de CC.OO. en Madrid advierte que incluso "hay un discurso negacionista que el año pasado no había" y subraya la necesidad de lucha contra él, pese a lo cual reconoce que "el papel sindical en la reivindicación de la igualdad de la mujer es un modelo en Europa".