Entrevista a José Manuel Soria, Ministro de Industria, Energía y Turismo

13.10.2015

El espacio informativo MADRID DESPIERTA, presentado por Vicente Gil y Cristina Sanz, que de lunes a viernes, emite Telemadrid, de 08:00 a 10:00h, ha recibido hoy la visita de José Manuel Soria.

El ministro de Industria, Energía y Turismo ha negado que los presupuestos que han presentado sean electoralistas, tal y como se apunta desde Bruselas. “Para nada”, ha contestado el ministro, que ha añadido que “ni los de 2016 ni ninguno de los presupuestos de esta legislatura” han sido electoralistas. Los presupuestos, ha explicado Soria, “responden a un objetivo esencial para la economía española: consolidar la recuperación económica que se ha iniciado de una manera clara y sostenible en España”.

También ha precisado que “no es la primera vez que Bruselas tiene alguna duda respecto a los presupuestos e, incluso, respecto a las previsiones de crecimiento de la economía española. A lo largo de estos últimos cuatro años, las previsiones de Bruselas, a la postre, siempre se revelaron como previsiones que no se cumplieron y, en cambio, las del Gobierno se han quedado cortas e incluso han sido superadas. En estas ocasión, le puedo asegurar que las cuentas públicas para 2015 van a cumplir el objetivo del 4,2% -esto está reconocido por Bruselas-, y para 2016, del 2,8%. Lo puedo decir porque más crecimiento económico significa más personas empleadas y tributando y más ingresos del Estado. Y, a nivel de gasto público, esos mayores ingresos van a permitir que el déficit público se cumpla”.

Sin embargo, el ministro de Industria no cree que haya intención de influir desde Bruselas, sobre todo por parte del comisario Moscovici, en las próximas elecciones generales. Su opinión –ha insistido- es que “las previsiones se han hecho de una forma que, como en otras ocasiones, han fallado. Solo tenemos que esperar unos meses para constatar que España va ser la economía que más crezca dentro de la zona euro”. Y va a ser así porque “en España se han hecho reformas que en otros países no han hecho”.

Por otro lado, para José Manuel Soria no hay un desgaste de Rajoy frente a la novedad de Sánchez o Rivera. “La juventud –ha comentado- es un gran valor, pero para dirigir una país y consolidar las reformas que se han venido haciendo, entre la juventud y la experiencia, me quedo con la experiencia. Y, sobre todo, me quedo con el aval del balance de gobierno que puede hacer Mariano Rajoy”. Por lo que no duda en afirmar que: “Nuestro candidato a la presidencia del Gobierno es Mariano Rajoy y, si me pregunta mi opinión, va a ser el próximo presidente del Gobierno, porque yo tengo el convencimiento de que el Partido Popular va a obtener una mayoría suficiente como para poder tomar la iniciativa de conformar Gobierno”.

Al ser preguntado por las declaraciones de Ada Colau y del alcalde de Cádiz con motivo de la celebración del día de la Fiesta Nacional, en las que aseguraban que no tenían nada que celebrar, el ministro responde "España es una gran nación que está muy por encima de los avatares, de las coyunturas y de las originalidades o simplicidades que algunos puedan decir. Sean políticos o no sedan políticos. A mí lo que me producen este tipo de declaraciones son la sensación de que descalifican a aquellas personas que las pronuncian". En cuanto a la ausencia de Pablo Iglesias en los actos, Soria asegura que no le sugiere "nada en absoluto" y que "muy probablemente deba estar vinculado a esa pérdida de apoyos que está teniendo por su votante natural, que es un votante de extrema izquierda, y haya querido congraciarse dando un plante a la Fiesta Nacional".

El Ministro ha querido tranquilizar a los trabajadores de las plantas de Seat y Volkswagen en España asegurando que "hay un compromiso de dotar de mayor carga de trabajo, de garantizar esa carga de trabajo durante los próximos años con los nuevos modelos de esos vehículos".

En cuanto al nuevo Real Decreto de autoconsumo el ministro afirma que "no sólo no es un impuesto al sol, sino que es una prima al sol" y que no ha tenido ninguna presión de las compañías eléctricas.