Receta de raviolis de calabacín con setas

Madrid Contigo

| 11.08.2017

Hablar de ravioli no es necesariamente hablar de pasta. Se pueden hacer unos jugosos raviolis con tiras de calabacín y rellenarlos de una fascinante mezcla como en la receta que cocina en esta ocasión Margarita García.

Ingredientes (para cuatro personas):

- 2 calabacines

- 200 gramos de queso ricota

- 00 gramos de variado de setas (chopo, shiitake, champiñón, rebozuelo….)

- 1 cebolla

- 2 dientes de ajo

- 1 puñado de hojas de espinacas

- 200 gramos de tomate frito

- Hojas de albahaca fresca

- Almendra en polvo

- Mozzarella rallada

- Parmesano

- Sal, pimienta, orégano y aceite de oliva

Preparación:

Comienza por preparar la cebolla confitada. Córtala en láminas y cocina sobre una cama de aceite de oliva hasta que veas que empieza a tornarse dorada. Reserva.

Lava las setas con un paño húmedo y haz pequeños dados con ellas. En otra sartén pon un cordón de aceite de oliva, dora los ajos picaditos y cuando estén listos añade las setas. Cocina hasta que estén tiernas. En los últimos minutos salpimienta al gusto y deja que enfríen.

En un bol pon la cebolla caramelizada, las setas frías, el queso ricota, y unas hojas de espinacas y albahaca picadas. Mezcla para que todos los ingredientes se unan, prueba y rectifica al gusto de sal y pimienta. Reserva.

Con ayuda de una mandolina o un cuchillo afilado corta el calabacín en rodajas muy, muy finas. Seguidamente hazles un corte para que te queden todas del mismo largo.

Antes de ponerte a trabajar con las tiras de calabacín dales un golpe de calor en el microondas. 30-45 segundos será suficiente para que se conviertan en moldeables y suaves.

Para crear los raviolis utiliza dos láminas. Colócalas en forma de cruz y pon en el centro un par de cucharadas de la mezcla de setas. Cierra formando un paquetito doblando las solapas hacia dentro.

Es el momento de sellar los raviolis. En una sartén grillada o normal, pon a calentar una cucharada de aceite de oliva, cuando tome temperatura pon los raviolis y cocina 2-3 minutos, voltea para cocinar por el otro lado y añade un poquito de mozzarella para que funda con el calor.

Coloca tus raviolis de calabacín sobre una generosa cama de tomate frito con orégano y como toque final espolvorea una lluvia de almendra laminada y ralla el perfumado parmesano.