Los riesgos de freír demasiado las patatas

Madrid Contigo

| 21.02.2017

Las acrilamidas son sustancias que se generan de forma natural cuando se somete al almidón y los azúcares que contienen determinados alimentos a altas temperaturas. Esta reacción química, que es completamente normal, se produce en actos cotidianos en todas las cocinas, como cuando freímos patatas o tostamos pan.

Enrique García, portavoz de la OCU, ha estado en Madrid Contigo recordándonos que la OMS recomienda limitar el consumo de estos productos y procesarlos correctamente, tras la aparición de varios estudios científicos que relacionan la ingesta acrilamidas con el aumento de casos de cáncer.

En este sentido, es recomendable bajar la temperatura de fritos y asados. En el caso de alimentos ricos en almidón, como la patata, viene bien sumergirla en agua unos minutos antes de su cocción, para que pierdan precisamente parte de dicho almidón. A la hora de freír, mejor con aceite de oliva y no de semillas.

Por otro lado, el portavoz de la OCU también ha alertado de que están detectando que las compañías eléctricas están mezclando ofertas, una práctica considerada ilegal, aprovechando la confusión entre comercializadoras de referencia y en el mercado libre, una diferencia que 8 de cada 10 clientes no son capaces de reconocer.