Ensalada de lenteja caviar con berberechos

Madrid Contigo

| 21.08.2017

Margarita, de Gastroamantes, nos trae una receta con una enorme variedad de sabores, una ensalada de lenteja caviar con berberechos.

Ingredientes para 6 personas:

- 400 gramos de lenteja caviar ya remojada

- 2 latas de berberechos

- 4 dientes de ajo

- 1 cebolla mediana

- 1 pimiento verde pequeño

- 1 pimiento rojo pequeño

- 1 zanahoria

- 1 tomate

- Cebollinos

- 1 hoja de laurel

- vinagre de manzana

- 1/2 vasito de aceite

- Sal

- Pimienta

- Cominos

- Hojas de canónigos

- Crema de vinagre balsámico

- Crema reducida de vino.

Para la crema de vino tinto

- 2 vasos de vino tinto

- 1/4 vaso de vino de málaga

- 1 cdta. maizena

- 4 cucharadas de azúcar blanca

Dificultad

Normal

Tiempo de preparación

40 minutos

Preparación:

Lo primero que hay que hacer es cocer la legumbre en 1,5 litros de agua, junto a la hoja de laurel y 2 dientes de ajos enteros y sin pelar. Cuando ya estén las lentejas bien cocidas, hay que retirar del fuego y sazonar. Se añade un chorro de aceite de oliva y se deja que se enfríe. Cuando ya hayan enfriado se escurren y se reserva una taza del caldo en el que se han cocido.

A continuación se corta toda la verdura en pequeños dados y se reserva. Vamos preparando la vinagreta, para lo que necesitamos poner en un vaso batidor los dientes de ajos troceados y el aceite. Se bate hasta conseguir una salsa homogenea. Es el momento de incorporar el comimo, la sal, un poco del caldo de la cocción de las lentejas y un poco del caldo de los berberechos. Mezclamos todo bien hasta que los ingredientes se integren perfectamente.

A continuación ponemos las lentejas en una ensaladera, con las verduras troceadas y los berberechos. Se añade la vinagreta y se deja reposar todo durante 30 minutos en la nevera.

A la hora de presentarlo, lo mejor es pintar el plato con crema de balsámico y crema de vino tinto. Para preparar esta última, hay que hervir en una cazuela dos vasos de vino tinto, 1/4 de vaso de vino de málaga al que previamente habrás disuelto una cucharadita de maicena y 4 cucharadas de azucar blanca. Hay que dejar reducir hasta que se obtiene una crema a nuestro gusto.

Para que te quede un plato más bonito, puedes utilizar moldes para emplatar. Si no tienes, simplemente haz una pequeña montañita y decora con unos canónigos.