Si no tienes datáfono, te quedas sin limosna

Desde que las tarjetas opacas irrumpieron en la vida de los consejeros de cierta entidad bancaria, nada volvió a ser como antes. Ni siquiera el noble arte de practicar la caridad. De un tiempo a esta parte, si no tienes datáfono, te quedas sin limosna.