La crisis obliga a Quién Quiere ser Millonario a poner trampas a sus concursantes

La cosa económica está muy mal también para los concursos de la televisión. Que se lo digan si no al famoso Quién Quiere ser Millonario de Tele Carlos Sobera, que ha tenido que plantear una serie de "modificaciones" en sus preguntas, no vaya a ser que alguien se convierta realmente en millonario.