El concurso de la cuesta de enero y la resaca navideña se llama Caber y Ganar

Cochinillo, pavo asado, salsas de acompañamiento, roscón de Reyes, turrones variados... muy dietético todo. Un auténtico reto el de abrocharse el pantalón tras las comilonas de Navidad, y en un mes, enero, en el que no queda otra que apretarse el cinturón.