Las 28 familias de Pinto que se quedaron sin piso y sin ahorros

Las 28 familias de Pinto que se quedaron sin piso y sin ahorros

Hace 11 años, 28 familias creyeron haber encontrado la casa de sus sueños, pero de pronto sus ilusiones se transformaron en pesadilla. En ‘Informe Madrid’ hablamos con algunas de las familias afectadas. A finales del 2008 estas familias protagonizaron un mediática espera. La prensa y las televisiones contaban como las familias llevaban días haciendo cola para apuntarse a los pisos que ofrecía José Moreno, más conocido como ‘el pocero bueno’, un constructor de Fuenlabrada que quería vender viviendas a precio de saldo.

Los periódicos se hacen eco del caso de las familias de Pinto
Los periódicos se hacen eco del caso de las familias de Pinto

José Aragonés es uno de los afectados y hablamos con él en Informe Madrid, “la casa cumplía los requisitos que yo quería para construir mi nuevo hogar y crear una familia” nos cuenta. Estas familias lo vieron claro y compraron sus pisos a ‘el pocero’ quien decide traspasar el proyecto a otro constructor: Santiago Lahoz.

"Estuvimos haciendo noche para conseguir una vivienda"

Santiago retoma el proyecto en Pinto y promete que en tres años estarían finalizadas las viviendas. Ese plazo no se cumplió y lo peor es que las familias se quedan sin piso y sin sus ahorros: entre 30.000 y 50.000 euros que cada uno había entregado al constructor para poder tener su casa.

Desirée pagó 47.000 euros, nos cuenta que para la entrada del piso su familia la ayudó. En el caso de César fueron 42.000 euros. Los afectados acudieron a un abogado e interpusieron una denuncia. El juzgado de primera instancia da la razón a los vecinos y condena al constructor a devolverles su dinero.

El problema es que, a quien condena es a las dos empresas que están relacionadas con ese proyecto y esas empresas no tienen el dinero, se declaran en quiebra. Santiago Lahoz tiene un patrimonio importante, pero él no está obligado a devolver el dinero, sino sus sociedades. Un dinero que ninguna de las familias ha recuperado.

"Cada vez tengo menos esperanza de recuperar mi dinero"