Francisco, pedófilo condenado: "Me hice entrenador de fútbol para poder estar cerca de menores"

Francisco, pedófilo condenado: "Me hice entrenador de fútbol para poder estar cerca de menores"

Informe Madrid ha podido hablar con un pedófilo y conocer su testimonio. En este caso, Francisco trabajaba como entrenador de un equipo de fútbol infantil y fue condenado a 4 años de prisión. Echa la vista atrás y nos cuenta cómo a los 16 años ya acumulaba en su ordenador imágenes de menores que él mismo buscaba por la red. Su familia era conocedora de lo que ocurría, pues su madre llegó a pillarle en más de una ocasión viendo imágenes a solas en su habitación. Años más tarde, Francisco decidió hacerse entrenador de fútbol infantil con el único fin de estar cerca de grupos de niños.

"Me hice entrenador de fútbol para poder estar cerca de menores"

José Cabrera, Psiquiatra forense, ha analizado en Informe Madrid lo que es la pedofilia. "Pederastia y pedofilia son dos caras de una misma moneda. En un lado está la enfermedad y el trastorno y en otro la acción delictiva". Cabrera ha escuchado detenidamente cómo ha contado Francisco el motivo de su detención.

La policía logró detener a Francisco cuando se estaba haciendo pasar una chica y estaba pidiendo a un menor de 12 años fotos de contenido sexual. Francisco trata de proyectar su culpa, según José Cabrera, en el hecho de que un menor pudiera estar chateando en una página de ese tipo sin control de ningún tipo y sin que sus padres se dieran cuenta de ello. "Esto es una justificación para no tener que mirarse al espejo y sentir que es un monstruo", afirma Cabrera.

"La terapia que seguí en la cárcel no me sirvió absolutamente para nada"

Francisco fue detenido en Leganés y se encontró en su domicilio una agenda con cientos de contactos de menores. Fue condenado a 4 años de prisión, aunque cumplió 3 años y 10 meses. Una condena que considera "injusta porque no hubo tocamientos ni contacto físico", se intenta justificar. Nos ha contado en Informe Madrid que siguió una terapia durante sus años en la cárcel, pero asegura sin pudor que no le sirvió absolutamente para nada.

Francisco afirma que ya no es un pedófilo, pero tiene miedo a volver a recaer. De hecho, sigue teniendo en sus redes sociales muchas "amistades" de menores con el que habla con frecuencia.