Unos 400 cientos policías municipales se concentran por la discriminación de Carmena

Unos cuatrocientos policías municipales de Madrid se han concentrado ante el Ayuntamiento para denunciar el trato "discriminatorio y vejatorio" que reciben del equipo de gobierno de Manuela Carmena, en el que "la última gota que colma el vaso" es la firma de un acuerdo con un sindicato "minoritario".

"Imposición no, negociación sí" rezaba en las camisetas de los agentes concentrados, algunos de ellos ataviados con caretas con el rostro del concejal de Seguridad, Javier Barbero, y que han desplegado pancartas con ese lema y con consignas como "Por un acuerdo justo" o "La noche no se vende".

Entre pitadas y gritos de "Barbero dimisión", varios agentes han roto simbólicamente el acuerdo firmado el 21 de septiembre entre el Consistorio y el sindicato UPM, el segundo en representación según las últimas elecciones sindicales.

La concentración ha sido convocada por el sindicato mayoritario, el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), después del último "atropello" del Consistorio "al firmar con su sindicato afín un acuerdo que en realidad es un decreto porque lo ha negociado con un sindicato que no tiene legitimidad suficiente, lo que demuestra el talante democrático y negociador de la Corporación".

Así lo ha explicado el secretario de Difusión y Prensa de CPPM, Julián Leal, que ha detallado que el acuerdo es "nulo de pleno derecho" y supondrá instaurar "en diferido", en los próximos años, la jornada laboral de 35 horas semanales en la Policía Municipal, cuando ya la tienen el resto de los funcionarios municipales.

En su opinión, este acuerdo "pone en grave riesgo los anteriores", ya que, aunque ellos también quieren trabajar solo 35 horas "la ley no lo permite" porque el Tribunal Constitucional acaba de fallar en contra de la jornada de 35 horas en Castilla-La Mancha y además la Delegación del Gobierno ha recurrido su puesta en marcha en el Ayuntamiento de Madrid.

El CPPM asegura que los policías municipales se sienten "ninguneados y maltratados" por el Gobierno municipal, al que advierte que no aceptará "que implanten comisarios políticos, gestores de barrios, que nos llamen fascistas o que retiren patrullas de las calles", en palabras de su portavoz.

En cuanto a las palabras del concejal de seguridad en las que este martes vinculó la concentración de hoy con las elecciones sindicales que habrá en la Policía el próximo día 26, Leal las considera "vergonzosas" porque "no es así" y ha precisado que el pasado viernes se llegó a un acuerdo entre el Ayuntamiento y los agentes de movilidad porque en esta otra área "todo son facilidades y sí hay diálogo".

Desde la Concejalía de Seguridad se ha incidido en "el reconocimiento y respeto" a la Policía y sus sindicatos y se ha explicado que CPPM tiene "el mismo trato que el resto de los sindicatos con los que se trabaja en el área" y no todos piensan los mismo.

Mejores Momentos