El fabricante del bio-bac dice en el juicio que este producto no daña la salud

El fabricante del bio-bac Antonio Rafael Chacón, acusado de delitos contra la salud pública y los consumidores, ha reconocido en un Juzgado de lo Penal de Madrid que comercializó este producto, que "no tiene ningún elemento que pueda dañar la salud", como "complemento alimenticio".

El fiscal pide cinco años y seis meses de prisión y una multa de 40.500 euros para Antonio Rafael Chacón por elaborar y vender al público el producto sin autorización administrativa, lo que causó un evidente peligro a las 2.030 personas que lo consumieron.

Junto a Chacón, en el banquillo de los acusados, se sientan otras tres personas, el farmacéutico Miguel Echenique, el biólogo Enrique Martínez y la secretaria Consuelo Serdio, que se enfrentan a penas que oscilan entre los tres años y los dos años y medio de cárcel.

Durante su declaración en el Juzgado de lo Penal número 18 de Madrid, Chacón ha explicado que comercializó el bio-bac como un "complemento alimenticio o dietético", destinado a la prevención y el tratamiento de cáncer, sida, hepatitis y enfermedades degenerativas.

Mejores Momentos