Unos 16.000 bañistas han pasado ya por las piscinas municipales, que el PP tilda de "fantasmas"

El director general de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Javier Odriozola, ha hecho un balance "muy satisfactorio" de la apertura adelantada de las piscinas de verano -la temporada se inauguró el 14 de mayo y se extenderá hasta el 11 de septiembre-, un diagnóstico que choca con el de la portavoz del PP de Deportes, Carmen Castell, que ha llegado a hablar de "piscinas fantasmas".

Castell ha encuadrado esa crítica en las "bajas temperaturas" registradas en mayo. "Los usuarios no son tan toreros para bañarse con 16 grados", ha lanzado en la comisión de Cultura y Deporte, donde ha pintado un "panorama desolador" en las piscinas y ha considerado "un fracaso la apertura anticipada". A eso ha contribuido a que los estudiantes no hayan terminado todavía las clases.

Odriozola, por su parte, ha declarado que el balance es "muy satisfactorio", especialmente porque entre los días 14 y 27 de mayo "no ha habido incidencias en la seguridad de los usuarios", algo que "sí era habitual" con los gobiernos del PP.

CRÍTICAS DEL PP

Entre las ventajas de la apertura anticipada ha citado tanto la posibilidad de disfrutar de las piscinas municipales, como ya lo han hecho 16.000 personas, y que se haya aumentado el periodo de contrato de los trabajadores, pasando de cuatro a cinco meses y veinte días. No le ha parecido justa la crítica del PP sobre las bajas temperaturas "porque cuando se decide ampliar el calendario no se puede saber" qué tiempo hará.

El PP también ha centrado sus críticas en la situación de hasta ocho piscinas, que o no abrirán este verano, como la de Aluche, o lo harán más tarde. El director general de Deportes ha explicado que los trabajos responden a la "dejación de funciones" del PP en años anteriores.

Castell, por su parte, ha apostillado a Odriozola asegurando que en el primer fin de semana de apertura se produjeron "robos y enfrentamientos con los trabajadores", como lo denunció su partido en la Junta Municipal de Arganzuela.

La edil ha instado a la contratación de más seguridad, como en años anteriores, y en la apertura de las cafeterías. En el primer caso ha afirmado que hay guardias de seguridad "que se han tenido que comprar los walkie-talkies con su propio dinero".

Mejores Momentos