Los bancos tendrán que aportar casi 2.000 millones de euros para pagar a los preferentistas.

Preferentes

Mejores Momentos