La afición del Real Madrid desplazada a Alemania regresa con alegría

12 años después el Real Madrid disputará una final de la Champions. Venció anoche en Munich al vigente campeón, al Bayern, en un partido que mantuvo pegados a las pantallas de televisión a miles de madrileños, hinchas o no del conjunto merengue. Cientos de aficionados fueron a Cibeles y ya sueñan con volver el 24 de mayo con la décima.

La incognita a esta hora sigue siendo el equipo rival el otro finalista. El Atlético de Madrid puede esta noche ante el Chelsea sacar también billete directo a Portugal para disputar entonces una final madrileña. Muchos seguidores rojiblancos viajaban esta mañana hacia Londres esperando regresar a Barajas con la misa alegría que lo han hecho esta madugada los aficionados merengues que se fueron a Alemania.

La jornada empezaba pronto. Muy pronto. Cientos de aficionados esperaban en el aeropuerto el avión con destino a un sueño. Ni la más optimista de las quinielas podía presagiar un final como el de anoche. Mientras en Munich 11 hombres se disponían a comerse el estadio, en Madrid, los bares a reventar de aficionados animando desde la distancia

El primero relajaba nervios y hacía crecer las espectativas. Pocos imaginaban que vendrían 3 más 90 minutos para la historia terminaban a golpe de silbato.

El billete para Lisboa ya está reservado. Antes de hacer la maleta, los madridistas quisieron darle a la Diosa Cibeles, la buena nueva en persona. Termina un largo y feliz día para unos y comienza para otros. La historia se repite en el aeropuerto. Nervios e ilusión, en blanco y rojo, a punto de volar rumbo a Inglaterra a la caza del otro pase para la final.

Todas las cartas ya están en la mesa. A las 9 menos cuarto de la noche empieza otro encuentro para la historia. El que hará posible una final Ibérica de Champions: Real Madrid- Atlético de Madrid en Lisboa.

Mejores Momentos