Rajoy y Rubalcaba se culpan mutuamente de destrozar el país.

Sesión de control