Metro prueba un sistema pionero de inspección de túneles con tecnología española

La Comunidad de Madrid ha mostrado esta madrugada a un grupo de expertos en infraestructuras de Japón un novedoso sistema automático de inspección y recogida de información sobre el estado de los túneles de Metro, que ha sido desarrollado con tecnología española y ha despertado el interés de varios países.

Se trata de un dispositivo móvil que recoge información de forma automática mediante sensores láser y seis cámaras de fotos, y que realiza cinco veces más rápido un trabajo imprescindible que hasta ahora sólo era posible recoger de forma manual.

El consejero de Transportes, Pablo Cavero, acompañó anoche a la delegación japonesa en la visita, en la que pudieron comprobar el desarrollo de una prueba de recogida de datos con este nuevo sistema en los túneles de Metrosur.

La principal novedad del sistema, que se ha probado en el metro de Madrid, es que también recopila datos de las vías, además de obtener información sobre las bóvedas.

Ha sido desarrollado por la empresa de ingeniería española Euroconsult, gracias a un acuerdo con la Dirección General de Infraestructuras, y no ha supuesto ningún coste para la Comunidad de Madrid.

"Estamos encantados de ayudar a las empresas españolas en su internacionalización, ofreciendo el Metro de Madrid como escaparate para que muestren el desarrollo tecnológico a empresas de otros países y lograr así acuerdos comerciales", ha señalado Cavero antes de añadir que una delegación italiana asistirá en breve a una prueba similar.

El dispositivo móvil de recogida de información circula sobre las vías y toma imágenes de forma automática, mediante sensores láser, del túnel y de la vía para su posterior análisis.

Estas imágenes, tomadas por seis cámaras montadas sobre un vehículo móvil, reflejan en qué estado se encuentra el trazado de la vía y si se han producido daños por la circulación de los trenes y el paso del tiempo.

Esta información también permite conocer si se han producido estrechamientos o ensanchamientos de la vía que pudieran afectar a la circulación, o si han aparecido fisuras, humedades o roturas en las paredes del túnel.

Además, la toma de imágenes permite realizar un tratamiento estadístico de estos daños para poder planificar las medidas de mantenimiento necesarias, tanto del estado de las vías como de los túneles, así como analizar la evolución a lo largo del tiempo.

Estas comprobaciones periódicas, que se suelen realizar de forma manual, se podrán hacer de modo más eficaz y cinco veces más rápido con el nuevo sistema.

Cavero ha recordado que este tipo de tareas de recogida de datos sólo puede realizarse en horario nocturno, cuando las líneas de Metro se encuentran fuera de servicio, por lo que el tiempo del que se dispone es muy limitado y la rapidez resulta, por tanto, una gran ventaja. EFE

Mejores Momentos