Metro estrenará en 2015 un gimnasio y la publicidad en túneles

El consejero delegado de Metro de Madrid, Ignacio González Velayos, ha apostado por centrarse en la mejora de la calidad y la accesibilidad de la red, frente a nuevas ampliaciones, para lo que cuenta con un aumento de la inversión del 60 por ciento, hasta los 120 millones de euros.

"Ya ha llegado el momento de 'aparcar' las grandes infraestructuras en nuestro suburbano y dedicar nuestro trabajo a mejorar, todo lo que sea posible, la calidad del servicio que prestamos", ha manifestado en un desayuno informativo organizado por el Foro de la Nueva Economía, donde ha recordado que Metro llega ya a 12 municipios de la región y, con la nueva estación de Paco de Lucía, cuenta con más de 300 estaciones y de 300 kilómetros de red, con un estación a menos de 600 metros de su casa para el 80 por ciento de los madrileños.

Precisamente a asegurar la calidad del servicio irán destinados estos 120 millones de euros previstos para inversión, frente a los 75 millones que se invirtieron durante 2014. En este sentido ha destacado el plan de mejora de las escaleras mecánicas puesto en marcha en noviembre con el objeto de mejorar la disponibilidad de las mismas llegando al 99 por ciento.

Asimismo, ha recordado la operación túnel, que llevó a renovar 34 kilómetros de túnel durante el verano pasado, que ha redundado, entre otras cosas, en una mayor seguridad para los viajeros, una menor incidencia de averías, y en el aumento de la velocidad comercial en algunos puntos de la red, como por ejemplo en Línea 10, donde ya se alcanzan los 70km/h en casi todos sus tramos.

También ha señalado el plan de discapacidad y accesibilidad 2014-2015 de más de 3 millones de euros. En este sentido, ha dicho que Metro de Madrid es uno de los más accesibles de Europa y que cuenta con escaleras mecánicas y ascensores en todas las estaciones de las nuevas ampliaciones.

"Sí que tenemos la asignatura pendiente de la red más antigua, de la red que está cumpliendo estos días 95 años, pero implantar ascensores en todas las estaciones es complicado desde el punto de vista arquitectónico", ha reconocido.

Por otro lado, se ha referido a la posibilidad de que en el futuro haya metros sin conductor. Para ello, solo faltaría poner las mamparas de separación entre el andén y el metro, ha explicado. "Una inversión muy importante que por la crisis económica no se ha hecho pero en un futuro no muy lejano podremos ver alguna línea de Metro de Madrid automatizada".

Mejores Momentos