Las disputas por la herencia de Rocío

Las disputas por la herencia de Rocío

En 1992 Rocio Dúrcal redactaba su testamento donde su marido y sus tres hijos serían los herederos de un patrimonio de más de dos millones de euros, junto con las joyas repartidas entre sus dos hijas y las cuatro viviendas de las que era propietaria Rocio.

Un patrimonio que cambia tras su muerte, es entonces cuando Antonio Morales destapa una herencia oculta hasta ese momento. Propiedades que elevaban la herencia a los cuatro millones de euros. Carmen y Antonio sientan a su padre en los tribunales, le reclaman grandes sumas de dinero y propiedades en el extranjero.

Shaila, la hija pequeña que siempre se ha mantenido al margen, ejerce de mediadora en este conflicto. Antonio Montero, señala que sus hijos no entienden como la madre había premiado al padre con la mitad de la herencia. Marieta quiso proteger a Junior.