La celebración del bicentenario se convierte en un acto de homenaje al Rey.

Viva la Pepa.