El pebetero deja de mostrar su llama y Londres cede el testigo a Rio 2016 en una gala seguida por 80.000 personas en el estadio

Gala de clausura de los JJOO

Mejores Momentos