El maquinista del tren entró en la curva a 190 kilómetros en un tramo limitado a 80

El conductor del tren Alvia siniestrado anoche cerca de Santiago reconoció que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80 kilómetros por hora, han informado a Efe fuentes de la investigación.

Tras el siniestro mortal, el conductor mantuvo comunicaciones por radio en el que aseguró que iba a mucha mayor velocidad de la que indicaba la curva en la que se produjo el accidente.

Fuentes de la investigación han explicado que, tras el accidente, el conductor del tren admitió también que iba a esta velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una conversación que mantuvo con el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez.

La Policía y técnicos de infraestructuras viarias investigan desde anoche las causas del accidente, en el que han muerto 80 personas y otras 94 continúan heridas en hospitales, según los últimos datos.

Mejores Momentos