Cada vez son más las familias que necesitan aplazar en varios meses el pago de los servicios funerarios, de media 3.700 euros.

Funerales, en crisis

Mejores Momentos