Los directivos, trabajadores y clientes del club deportivo en el que trabajaba el presunto pedofilo no entienden lo ocurrido.

Consternados y asombrados

Mejores Momentos