Con la declaración de zona especial de protección acústica el centro de Madrid se convierte en una isla.

Madrid contra el ruido