Las aerolíneas de bajo coste están sujetas a las mismas normas de seguridad que el resto

700 personas murieron el año pasado en accidentes de aviación en todo el mundo. Según las estadísticas se produce un siniestro de estas características cada 4'4 millones de vuelos. Los expertos insisten en que el avión sigue siendo el medio de transporte más seguro del mundo y que las medidas de seguridad en las líneas de bajo coste como era el caso de Germanwings, filial de Lufthansa, son igual de rigurosas que en el resto de las aerolíneas.

Desde el punto de vista técnico, las aerolíneas de bajo coste están sujetas a las mismas normas de seguridad que el resto y si no cumplen con la normativa no tienen permiso para volar. Las licencias para operar las otorgan las autoridades de aviación civil del país al que pertenece la aerolínea y los estándares de seguridad son los mismos para Lufthansa que para Germanwings.

En España, sucede lo mismo para Iberia que para su filial de bajo coste, Iberia Express o para Vueling. Los principales grupos de bajo coste centran sus ahorros en los costes salariales, aeroportuarios y de combustible, pero no en mantenimiento. De hecho, son los fabricantes los que establecen los protocolos de revisiones periódicas.

LOC 2.- Revisiones periódicas obligatorias, y también diarias. Cada aparato se somete a una inspección cuando concluye su ruta de vuelo, a parte de las deficiencias que la tripulación pueda señalar cada vez que el avión aterriza y se dispone a despegar de nuevo. EN la seguridad tampoco influye la antigüedad.

Cuando un avión se retira, normalmente es porque deja de tener rentabilidad económica. El Airbus 320 es junto con el Boing 737 el segundo avión más vendido en el mundo para recorridos medios.

Mejores Momentos